Tips de Guión. Cómo organizo historias con más de un protagonista? (1º parte)

March8

Cuando contamos historias con más de un protagonista, la estructura clásica no nos alcanza. Pero existen otros tipos de estructuras que proporcionan modelos útiles a la hora de organizar tramas complejas. En esta nota desarrollamos la estructura de protagonistas múltiples.

¿Qué hace de un guionista un buen narrador?  La respuesta es simple: que cuente una historia de forma tal que nos olvidemos por un momento el mundo que nos rodea y experimentemos un viaje emocional con 3 picos de tensión creciente.

La estructura narrativa clásica es un modelo muy útil al momento de organizar la trama de una historia con un conflicto principal y un protagonista. Pero si queremos contar historias con más de un conflicto y más de un protagonista, existen otras estructuras alternativas -derivadas de la clásica- que nos pueden ser de gran utilidad. Estas estructuras alternativas son de 2 tipos: estructuras de protagonistas múltiples y estructuras secuenciales. Son modelos que nos ayudan a organizar los elementos de la historia para -a través de la combinación y yuxtaposición de las diferentes tramas- provocar en el espectador un viaje emocional con un grado de complejidad y participación activa mucho mayor que el que se puede lograr con una estructura clásica.

En esta editorial, veremos las estructuras de protagonistas múltiples que sirven cuando queremos contar historias en las que un grupo de personas tiene un conflicto dramático común. Ejemplos de este tipo de historias podemos encontrarlos en series (como “Lost”) y películas (“American Beauty”, “The Goonies”, “Cube”, “Esperando la carroza”, etc.). En este caso la historia principal es la historia grupal, a la que se suman las historias individuales de los miembros del grupo. Correctamente utilizadas, las estructuras de múltiples protagonistas no interrumpen el relato cuando un miembro se sale del centro de la acción y otro toma su lugar. La historia grupal sirve como columna vertebral para articular a las otras historias y en escencia es bastante similar a la estructura clásica con la principal diferencia de que el protagonista, en lugar de ser un personaje, es un grupo.

Sin embargo no siempre que encontramos a un grupo de personas con un objetivo común estamos en presencia de una estructura de protagonistas múltiples. Para que lo sea, todos los miembros del grupo deben tener similar importancia dramática. No se trata aquí de un líder que lleva adelante la acción ayudado por un grupo que lo rodea; más bien, se trata de un grupo de personas (con o sin líder) que se turnan para contribuir entre todos, a la resolución del conflicto dramático común, a la vez que desarrollan su propio conflicto dramático individual.

En mi libro “Desarrollo de proyectos audiovisuales” explico que “(…) En este tipo de estructuras, la dimensión temporal principal es marcada por la historia grupal y generalmente tiene un orden lineal. Pero las historias individuales (la historia personal que nos cuenta cada miembro) puede o no estar en la misma dimensión de tiempo. En algunos casos, las historias individuales se generan dentro del período de tiempo de la historia grupal, y en otros, pueden desarrollarse por completo en otra dimensión de tiempo.(…)” (Del Teso, “Desarrollo de proyectos audiovisuales”).

El conflicto grupal suele girar en torno a la supervivencia -física o metafórica- del grupo; por eso, L. Aronson clasifica a las estructuras de protagonistas múltiples en tres tipos, de acuerdo al conflicto grupal:

1- de misión

2- de re-encuentro

3- de sitio

Estructura de múltiples protagonistas de misión: la historia principal gira en torno a un grupo de personas a quienes se encomienda una misión y el conflicto dramático grupal se centra generalmente en si el grupo logrará sobrevivir a los peligros de la misma. Vale decir que se trata generalmente de una supervivencia física (no metafórica) del grupo.

“(…) Los miembros del grupo pueden o no conocerse de antes. Al igual que en todas las estructuras de múltiples protagonistas dichos miembros suelen tener una importancia dramática similar, aunque puede aparecer la figura de un líder o, como lo denomina Aronson, un “personaje dominante”. Si los miembros del grupo se conocen desde antes, las historias individuales pueden hacer referencia a viejos problemas o experiencias que pueden poner en peligro la supervivencia del grupo. (…)” (Del Teso, “Desarrollo de proyectos audiovisuales”, Bs. As. 2012).

Estructura de múltiples protagonistas de re-encuentro: La historia principal trata acerca de un grupo de personas que se conocen del pasado y se reúnen luego de una larga separación causada por problemas aún no resueltos. El motivo de la reunión es generalmente para celebrar un ritual de pasaje: un nacimiento, una muerte, un casamiento, etc.

“(…) El conflicto dramático grupal hace referencia a si el grupo logrará resolver sus conflictos del pasado y mantenerse unido. Se trata obviamente de un tipo de supervivencia metafórica en la que la separación del grupo equivale a su “muerte”. A diferencia de la estructura de misión, aquí el acento está puesto en los conflictos inter-personales. La acción suele tener lugar mayormente en una misma locación por lo que visualmente puede resultar menos dinámica.

(…) En este caso, generalmente el grupo existía como tal en el pasado, pero hubo problemas que hicieron que sus miembros se separaran. (…) Las historias individuales pueden plantearse y resolverse totalmente en el presente; o bien comenzar en el pasado (al que visitamos a través de flashbacks) y resolverse en el presente. Por ejemplo, en “Esperando la carroza” (1985, escrita por Jacobo Langsner y Alejandro Doria) la familia se reúne para el velatorio de Mamá Cora y las mentiras y los engaños arrastrados del pasado, afloran. Estos problemas del pasados son contados a través de los diálogos de los protagonistas por lo que las historias individuales son planteadas y resueltas en el presente. (…)” (Del Teso, “Desarrollo de proyectos audiovisuales”, Bs. As. 2012).

Estructura de múltiples protagonistas de sitio: Aquí, la historia principal trata acerca de un grupo de personas (que pueden o no conocerse de antes) que resultan atrapados (literal o metafóricamente). El conflicto dramático grupal gira en torno a si el grupo logrará liberarse del sitio que amenaza su supervivencia (física o metafórica).

“(…) Si se trata de un sitio físico, el catalizador es el evento que determina el encierro en sí: un maníaco secuestra a un grupo de personas, una tormenta derriba a un vuelo y deja a sus pasajeros en un isla, etc. (…) Si se trata de un sitio metafórico no siempre hay un momento claro de encierro que funciona como catalizador. En la película “American Beauty” (1999, escrita por Alan Ball) los personajes están “atrapados” en su rol social desde el principio y el catalizador es la decisión de uno de los miembros del grupo –Lester- de romper con las reglas.  (…) En el sitio físico, los miembros suelen ser personas que no se conocen y que simplemente están en el lugar y momento equivocados cuando se produce el encierro.  (…) Si el sitio es metafórico, los miembros del grupo pueden o no conocerse desde antes. (…) Las historias individuales pueden darse en el presente (a partir de la interacción del grupo), totalmente en el pasado (normalmente relatan hechos del pasado que tienen un impacto directo en el conflicto grupal) o parcialmente en el pasado (comienzan en el pasado y terminan resolviéndose en el presente).

Como en toda estructura alternativa, si bien la experiencia del “viaje emocional” del espectador se potencia, también se multiplican las posibilidades de tener problemas de unidad, ritmo, cierre y sentido. Para ello existen algunas técnicas que ayudan a contrarrestar estos efectos secundarios tales como: Desarrollo de historias por separado, Utilización del “macro de supervivencia”, Utilización de un personaje dominante, etc

Extracto de “Desarrollo de proyectos audiovisuales” de Pablo Del Teso (Bs. As. 2012).Tapa Desarrollo chica